Portada - Ingeniería - Exoesqueletos Mecánicos

Exoesqueletos Mecánicos

El exoesqueleto como su prefijo lo indica (exo) se encuentra en el exterior y se usa para reforzar los cuerpos biológicos de humanos o animales. Son dispositivos que han extendido su uso a lo largo de estos últimos años y cada vez están más presentes en los diferentes sectores sociales. La complejidad, los costos y la ingeniería que está detrás de estos dispositivos ha limitado la evolución y el desarrollo de modelos mas ligeros y funcionales.

Los exoesqueletos, están compuestos por estructuras metálicas y no metálicas de alta resistencia. Fibra de carbono o aleaciones de aluminio, ligeras y resistentes, se diseñan para que se ajusten a nuestro cuerpo manteniendo o aumentando la fortaleza.

Actualmente la utilización de los exoesqueletos se centra en los sectores industrial y social. El sector militar tiene particular interés en este tipo de dispositivos y aunque hoy en dia no veamos soldados utilizándolos, puede que en un futuro no muy lejano los exoesqueletos sean algo muy común en el sector armamentístico.

Ingeniería de los Exoesqueletos

Son mecanismos de alta complejidad integrados por sensores y circuitos biométricos que controlan todos los parámetros que interactúan con el «portador´´. Al estar interconectados, detectan todos los impulsos nerviosos para predecir sus movimientos y ajustar la fuerza, aceleración y equilibrio. Uno de los parámetros más importantes a medir es el equilibrio o balance del exoesqueleto lo que permite mantener una postura que le evite caer.

Las articulaciones o parte mecánica, están compuestas por potentes actuadores mecánicos e hidráulicos que al recibir la señal de los sensores aplican un movimiento similar al que el usuario pretende realizar. Para que todo esto se lleve a cabo, es necesario una batería ligera y potente, que nos permita evitar excesos de peso o volúmenes innecesarios. Aquí es donde se ha encontrado uno de los grandes talones de Aquiles de estos dispositivos, las baterías actuales tienen una relación capacidad-peso muy alejada a las necesidades demandadas.

Exoesqueletos sin batería.

Diseños de última generación eliminan el uso de baterías, sus revolucionarios diseños aprovechan los propios movimientos del usuario para recargarse, y son capaces de absorber hasta el 50% de los esfuerzos a los que se someten. Este sistema garantizarían que no necesitemos grandes baterías para su funcionamiento y que podamos utilizarlo durante largos periodos de tiempo.

Lograr que los exoesqueletos no dependan de sistemas de recarga es uno de los objetivos más ambiciosos de los investigadores. Se necesita evitar sistemas electrónicos, hidráulicos, etc para lograr que los exoesqueletos sean mayormente mecánicos e independientes.

Exoesqueletos y los Riesgos Laborales

Cada vez son más las empresas que lo utilizan para aliviar los esfuerzos de los trabajadores y así reducir los riesgos laborales. Dolor lumbar, dorsal o en las articulaciones, ya que estas son los más comunes en las lesiones laborales. El exoesqueleto es capaz de absorber gran parte de los esfuerzos a los que se somete una persona al cargar algún objeto pesado.

Los trabajadores que utilizan exoesqueletos ven reducida en gran medida las lesiones o el cansancio, lo que beneficia el rendimiento laboral. Se ha logrado demostrar que con los exoesqueletos los trabajadores reducen su actividad muscular en la espalda hasta en un 50%, aliviando considerablemente el esfuerzo en las vértebras.

exoesqueletos

Exoesqueletos en la Medicina

No solo en el sector productivo podemos ver este tipo de dispositivos. El sector de la salud ha obtenido grandes avances utilizando los exoesqueletos en la rehabilitación de pacientes con incapacidad motora. La medicina ha demostrado en sobradas ocasiones los beneficios que aporta a los trabajadores y a los pacientes esta tecnología.

Es fundamental que se potencien las investigaciones para desarrollar nuevos dispositivos más eficientes y económicos lo que daría la posibilidad de caminar a muchos que no lo pueden lograr por sus propios medios, devolviendo la esperanza a quienes ya la habían perdido. El precio de un exoesqueleto puede estar entre los 3000 a los 7000 euros una cifra a la que muchos no pueden acceder. Y no nos referimos tan solo a usuarios con necesidades médicas, tampoco sería atractivo para una empresa.

close
Servicios de Diseño Mecánico Industrial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *