Ingeniería inversa

La ingeniería inversa se define como: El proceso de descifrar el conocimiento plasmado sobre un producto, del cual no se posee información para su obtención. Este procedimiento tiene la misión de desentrañar todos los secretos de los sistemas que utilizan. Es válido utilizar cualquier herramienta; digital o física, complementada con el conocimiento de profesionales y especialistas.

En todas las ramas y sectores de la industria es aplicable la ingeniería inversa. En el caso de mecánica industrial se utiliza cuando no se dispone de la información que nos permita fabricar o modificar una pieza o sus materiales, y que esa pieza pueda seguir desempeñando la función para que se se fabricó originalmente.

¿Quién aplica con mayor frecuencia la Ingeniería Inversa?

El los países donde más se utiliza la ingeniería inversa es en aquellos generalmente subdesarrollados o en conflicto político con países proveedores. Por ejemplo, se da el caso en que se compran máquinas de segunda mano o se pretende reparar y poner a punto alguna máquina en desuso que todavía puede ser capaz de desarrollar su labor productiva. En estos dos supuestos no se dispone de planos o información técnica que nos permita reparar o modificar una pieza en particular. Además, tampoco se dispone de un proveedor o fabricante al que se le pueda pedir esos datos técnicos.

En los países desarrollados y con una infraestructura comercial mejor desarrollada se gestionan operaciones de cambio de piezas directamente con el fabricante o con distribuidores oficiales. Es decir, se quita la pieza vieja y se pone la nueva. Existen casos en lo que aún teniendo de todo tiempo de piezas de repuesto se aplica la ingeniería inversa, en este caso la intención va más dirigida a percibir información para tomar la idea de tecnología de la que no se dispone o conocimientos concretos utilizados sobre un mecanismo y que se pretenden utilizar sobre otro similar.

Copiar tecnología y conocimiento es algo muy común hoy en día, a pesar de que las empresas patenten o evitan transmitir información técnica al poner un producto en el mercado es susceptible de plagio o robo de conocimientos. En relación a la tecnología, existe una guerra constante en el desarrollo de productos y la transferencia de información. Si es de algo es útil, es que la industria se encuentra en constante evolución, mejorando y desarrollando productos cada vez con mejor calidad y eficiencia.

¿Como se aplica la Ingeniería Inversa?

Haciendo uso de conocimientos y herramientas que nos aporten más información de la que podemos apreciar, podemos llegar a una certeza en características como; material, geometría, debilidades y fortalezas, y hasta en qué forma se podría mejorar.

ing_inversa_esing

Este tipo de prácticas comenzó desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se capturaba armamento enemigo, se estudiaba al detalle para poder reconocer los puntos débiles y usar sus diseños para mejorarlos y contraatacar. Hoy en día tenemos herramientas que nos lo ponen mucho más fácil, escáneres 3D y ordenadores capaces de dibujar, calcular y modificar cualquier pieza o mecanismo de una forma rápida y eficaz.

Además de los potentes ordenadores y escáneres se han desarrollado espectrómetros capaces de identificar la composición metalográfica del metal de que está hecha alguna pieza en tan solo segundos y sin necesidad de complejos estudios metalográficos de laboratorio.

¿Cuando usar la Ingeniería Inversa?

  • Se tiene un producto pero no tenemos la información técnica para su fabricación.
  • Tenemos la información técnica, la cual no está actualizada al detalle.
  • Piezas deterioradas de las que no tenemos planos.
  • Necesidad de documentar la información en sistemas CAD (3D).

Pueden existir diversas causas por las que necesitemos realizar ingeniería inversa (como comentaba anteriormente), incluyendo el hecho de realizar competencia desleal o querer robar ideas y tecnología. Es común escuchar que este método suele ser reconocido como ingeniería ilegal o solo utilizada para robar conocimiento.

Debido a su utilidad sería genial contar con módulos formativos en los estudios de ingeniería, donde los ingenieros sepan cual es la forma ética y correcta de utilizarla. Además, sería una práctica genial realizar el análisis de una pieza real, y no las monótonas clases teóricas que en muchas ocasiones nos encontramos.

Cada día contamos con más herramientas que nos permiten realizar una ingeniería inversa más precisa. Escáner 3D, software de diseño y análisis, laboratorios de materiales de última generación. etc. La Ingeniería Inversa podría ser la solución a muchos de los problemas en nuestras industrias, solo debemos aprender cómo usarla.

Si te ha sido útil comparte 😉

close

Boletín de Noticias

Ir arriba